Cinco habilidades que debe tener todo abogado


Luego de preguntarte por largo tiempo qué estudiar, ya estás casi seguro que tu carrera es la de Derecho. Te imaginas, tal como en las películas, preparando, entre libros y documentos, los alegatos que luego expondrás con pasión en frente de un jurado.

Pero las habilidades del abogado se adquieren mucho antes de estar en un tribunal y, si bien tienen mucho que ver con conocer las leyes y los códigos, están muy relacionadas con otras competencias personales, algunas de las cuales son innatas, pero otras se logran con el tiempo y, sobre todo, con el estudio.

Para saber cuáles son estas habilidades, Ernesto Calderón, decano de la Facultad de Derecho de la UDEP, nos cuenta cinco habilidades del abogado exitoso.

Toma nota.

1. Compromiso ciudadano:

El buen abogado está interesado constantemente con lo que ocurre en su sociedad. No solo sabe de derecho, sino que tiene una clara visión sobre la economía, la política, los temas sociales y cómo estos impactan en las personas.


2. Sentido crítico:

Un abogado no cree en lo primero que le dicen, sino que es capaz de formarse y defender una posición propia luego del análisis profundo de una serie de factores para, así, tomar decisiones racionales.


3. Manejo de gran cantidad de información:

Para ello, debes tener hábitos de trabajo y orden, así como desarrollar habilidades de comunicación, pues tendrás que estructurar y expresar ideas altamente complejas de manera clara y precisa. Esto es algo que hace un abogado en su vida diaria.


4. Visión de futuro:

Sobre la base del análisis de la información, el abogado anticipa, intuye y decide para planificar y ejecutar con visión de futuro, proyectándose a lo que ocurrirá. Ello no debe restringirse solo a su trabajo, sino también a su carrera y a su vida personal.


5. No se encasilla en libros:

Un buen abogado necesita conocer bien la realidad que lo rodea y el entorno en el cual toma decisiones. En cualquier ámbito, por ejemplo, empresarial o internacional, tendrá que conocer bien las reglas de juego y saber cuáles son los factores decisivos en cada una de ellos.


Finalmente, el decano aconseja que el abogado busque siempre estar en contacto con realidades multiculturales distintas de la suya, pues de esta manera enriquecerá su visión del mundo y podrá conocer nuevas personas y experiencias, lo que aportará en su formación personal y profesional.

Así que ya lo sabes: La carrera de Derecho va más allá del estudio y los libros.

Ahora que tienes más claro las habilidades del abogado, te invitamos a conocer más de nuestra carrera de Derecho aquí.


Compartir: